martes, diciembre 07, 2004

Sitges y pequeña lección barata (de hecho, gratis) sobre la Tristeza

Resumillo de Sitges del día:
Día 5: Lunes 6 de Diciembre
Vaya día!! Esto es lo primero que me viene a la cabeza. Me sentí bastante desilusionada en general, y decepcionada con algunos temas en particular, y esto me llevó a un estado de aturdimiento (¿es correcto?), y de semi-depresión. Me temo que me han quedado algunas secuelas, estoy como en una nube color gris marengo, al borde de todo, tanto de la felicidad como de la frustración. En fin. Cambiar de tema ayudar a mí.
{No me va el messenger. Lo digo por si a alguien le interesa. Y no sé qué coño le pasa. Ni siquiera se me abre. :-( Ya veré lo que hago...}
En fin, Sitges, va.
El lunes vi Steamboy, Prologue y Vital. De la primera sólo puedo decir que es increíble. Vamos, que la ves y no te lo puedes creer. No me atrevo a criticar el argumento (poco elaborado, y visto ya varias veces), simplemente porque me parece rastrero hacerlo. Cuando ves una película que está tan cojonudamente bien hecha, criticar el argumento es de crítico cabrón y poco original. Otomo se ha lucido, madre mía. No me atrevo a decir que es mejor que Akira, porque no es así. Akira tenía algo innovador y fantástico que esta no tiene. Akira tenía unos personajes muy originales y muy al límite. Además, tenía un manga detrás. En fin, comparar las dos pelis, me acabo de dar cuenta, es una gilipollez. Sólo que no podemos esperar otro Akira (con sus defectos, cuidao). No obstante, creo que Steamboy sobrepasó mis expectativas de largo. Me dejó tan anonadada que no entendí cómo la gente no aplaudía más. Ante tal derroche de detalles, imaginación y, joder, una dirección impecable, y momentos trepidantes... Vaya, que no todos los días ves pelis tan cojonudas.
En cuanto a Prologue, pfff... Qué lenta que era!! El director nos comentó que era sobre la violencia en Estados Unidos y eso. Pos vaya. Si era violenta yo no me enteré. Estaba ilusionada con algo de gore chungo, y me encuentro con una música lenta a más no poder, personajes planos y aparentemente novatillos en eso de actuar, que pasarían desapercibidos si no fuera porque les hacen primeros planos todo el santo rato. COÑO!!! Pero ¿qué se ha hecho de esos actores que llenaban la pantalla? ¿Los tienen guardaditos en un cajón muertos de hambre o qué? Ese afán ególatra de los directores del rollito independiente me fríe, en serio. Por lo menos entretén, cabrón!! ¡¡Casi me duermo!! Vale, ahora me direis aquello de "no hace falta sangre para mostrar la violencia", pero os aseguro que a esta peli no le habría ido nada mal. Además, estamos en SITGES joder!!! Aquí se viene a sufrir!!
Vital es un bodriazo que hasta supera en coñazoerismo a Prologue. Es japonesa, y claro, éstos lo hacen todo a lo grande. Si la peli tiene risas, tiene muchas risas (o si no ved humor amarillo), si tiene sangre, tiene mucha sangre (Suicide Club), si es romántica, blabla. Y si es un aburrimiento, es un aburrimiento monumental. Vital nos pilla a Tadanobu Asano (que anda que no está bueno), y lo pasa por la piedra un centenar de veces, qué vergüenza, diosss!! En Vital tampoco hay sangrecita, sólo grasa amarilla y músculos rígidos. Hay escenas en una playa paradisíaca y una japonesa con voz de pito. Tadanobu se pregunta cosas existenciales mientras se rodea de chaladas, una que baila raro y otra que le mola que la estrangulen. NEFASTO!!! Todo hecho con unas ganas de joder al público que acabas alucinando. Lo más tremendo es que a mi compañero le gustó. Hay que joderse. Algunos ven cosas raras y ya se creen que son buenas. Como cuando pruebas el huevo de mil años, que está asqueroso pero eso sí, como es raro, mola. Yo he comido huevo de mil años. Y es la putrefacción más insidiosa que creó Dios.
Así que ya veis, poquitas ganas se me han quedado de volver. No obstante, mañana miércoles me dejaré caer por allí. Aunque no sé bien por qué. Bueno, para acabar el carrete.
Con la ilu que me hacía... :(
Pequeña sarta de piscología barata sobre la
Tristeza
En fin, mi vena romántica debe ser bastante inadecuada. No creais que soy muy positiva, pero es que me gusta pensar en cosas agradables. Mi cerebro funciona así, como programado: apartar lo malo, fijarse en lo bueno. Olvidar las afrentas, recordar los favores. Ignorar los insultos, fijarse en las palabras agradables. Ver en todo gesto un rasgo de bondad o buena intención. Valorar las virtudes, pasar por alto los defectos. Ante el egoísmo, o la indiferencia, gozar de la frivolidad y la risa fácil. Ante la tristeza...
::*::
Ante la tristeza, no hay nada que hacer. Sólo ponerse alegre; suena difícil, no? Sí, es condenadamente difícil, porque ella se empeña en volver. Cojonuda, la fidelidad de la tristeza. Ojalá todos los sentimientos fueran tan constantes. Sé, sobre todo, lo que NO hay que hacer cuando luchas contra ella.
Primero, no hay que caer en la autocompasión, por muy deliciosa que sea en su momento; no repara heridas. Sólo nos recuerda, cuando ya estamos mejor, que estuvimos muy tristes y nos recreamos en ello, y que no pudimos hacer más que hacernos daño en vez de aprender algo y sacar la cabecita del agujero. Nos recuerda, así mismo, que estamos desamparados ante ella; que un helado de chocolate o ganar la lotería nos salvó de la catástrofe. Malo malo.
::*::
Ante la tristeza tampoco se debe caer en comerse el tarro pensando que, además de tus problemas, hay hambre en el mundo, guerras y tios cabrones en el gobierno. Esta clase de cosas es mejor olvidarlas. Forman parte del proceso de amargamiento y de depresión "segunda parte", y todos sabemos qué descafeinadas suelen ser las 2as partes. En cuanto acabamos de autocompadecernos, pensamos que hay gente que está peor. Malo malo. Las desgracias de los demás o las del mundo no nos ayudarán en nada, como tampoco las alegrías y dichas de gentes desconocidas (aunque estaría bien que fuera así).
::*::
Lo peor que se puede hacer ante la Tristeza son dos cosas: UNA, pensar en que, en el pasado, estábamos mejor. DOS, pensar que nunca jamás podremos estar igual de bien o mejor. Eso son dos mentiras nada piadosas que nos decimos a nosotros mismos. Y son ciertamente falsedades, porque ni el pasado era tan perfecto, ni el futuro tan negro. Al contrario. El futuro siempre está para mejorar, aunque eso depende de nosotros, porque el mundo no cambiará para hacernos felices. Es una búsqueda solitaria. El pasado es algo a tener en cuenta, sobre todo, para no cometer los mismos errores. Estos errores hay que tenerlos presentes, pero no torturarse con ellos. Forman parte de otra época, no del ahora. El presente es mucho mejor, puesto que sabemos lo que NO tenemos que repetir, y lo que en cambio SÍ podemos lograr.
::*::
Hay que plantearse la vida desde un punto de vista positivo. Para no estar constantemente en alerta general, o en DEFCON loquesea, al borde de todo. NO. La vida gris es una basura. Esto de "ni carne ni pescado" me saca de quicio. Si cada día nos arriesgáramos un poco más, a lo mejor conseguiríamos valorar más lo que tenemos. Pero es que envejecer lentamente y estar al margen de la vida es un coñazo y para eso, mejor morirse y dejar, ya de paso, un cadáver bonito (unos más que otros).
:::*:::
Y ahora veo que estoy un poco mejor. Decir las cosas va bien. Mejor eso que echarse a llorar en ningún hombro (porque no veo ninguno ahora mismo), llorar en soledad es tan trágico... Te sientes tan solo, vulnerable e insignificante... Tan poco querido, tan poco todo!!
::*::
Ah, y el remedio más infalible que conozco para combatir la tristeza es la amistad. En una ocasión -ya que hablo del pasado-, una amiga hizo algo por mí que nunca olvidaré. Vino des del confín del mundo para prestarme su hombro en un terrible momento. Yo, que soy bastante reacia a llorar delante de nadie, derramé más lágrimas de alegría por aquella amistad que de tristeza por lo que me había ocurrido. Jo, gracias. Desde entonces, decidí que yo sería una amiga de este tipo. Porque nunca antes nadie había hecho algo así por mí (bueno, tampoco me había pasado nada tan malo), y descubrí el valor que tiene el "estar ahí".
::*::
Creo que de momento lo llevo bien, el ser un buen hombro, me refiero. Tampoco puedo decir que en general sea muy recíproco entre la gente que conozco, pero poco a poco vas encontrando cosillas por el camino que te detienen momentáneamente y te demuestran que la teoría es cierta... Que la vida es una sorpresa constante, y no siempre mala. Que el futuro suele deparar muchas cosas buenas, y que, como más andas, más te alejas de las cosas que quieres olvidar.
Bueno, siento daros el coñazo, si no quereis leerme estando así de capulla lo entiendo :-)
Besinos y arrumaquinos a everybody

P.D: no confundamos el que yo sea tan buen hombro con que no necesite alguno de vez en cuando. Para recibir a veces hay que dar!!! Besines!!

1 Comments:

Blogger HC said...

Me cago en tu messenger.

Es curioso como aparece la tristeza, de repente. Casi tan curioso como el ver aparecer a personas.
Pero de pronto, puede desaparecer de la misma manera. Es sorprendente. Y mola cuando pasa, aunque no te das cuenta.
Pero siempre acaba por pasar. Igual que los hombros, aparecen sin más.

8 de diciembre de 2004, 21:16  

Publicar un comentario

<< Home